EL MUNDO

Ni “mujer fácil” ni “sexo débil”: cómo las protestas feministas están cambiando el diccionario del español