PENSAMIENTO

Hace 32 años, Borges nos jugó la broma de morirse