EL MUNDO

Lo condenaron a 50 años de prisión pero gracias a su perrita se demostró que era inocente