MI CIUDAD

Subte B: El papelón de los vagones millonarios que se volverán chatarra