EL MUNDO

Un menor de 8 años se suicidó arrojándose de un noveno piso porque no soportaba los golpes de sus padres