EL MUNDO

Lo condenaron por pegarle cinco balazos pero ella lo perdonó y lo besó durante el juicio