EL MUNDO

Tres chicos se dejaron picar por una peligrosa araña porque querían convertirse en Spider-man